ב»ה

El pasado día 1 de octubre quise comprar un libro, en español, por internet. Recurrí a la prestigiosa Casa del Libro para adquirirlo cuando recordé que ésta no enviaba a Israel. Resulta que al rellenar los datos de envío y tras desplegar el menú «país» para elegir la opción «Israel» sorprende descubrir que después de Islas del Canal le sigue Italia. Ni rastro de Israel.

 .
O no saben que después de la L y antes de la T viene la R, de IsRael, o bien podríamos pensar que se trata de un estúpido boicot. Y tan estúpido. Quise, por enésima vez (la última me personé en el edificio que tienen en la Gran Vía de Madrid), preguntar por el motivo de por qué no podía recibir uno de sus libros en mi país.

Aquí la conversación en mi Twitter.

.
Después  de esta pequeña charla se unió a la batalla mi buen amigo Ariel Kanievsky. Ariel es un ciudadano israelí de origen catalán que reside en Ashdod, una de las ciudades más castigadas del sur de Israel a consecuencia de los impactos de misiles lanzados desde la Franja de Gaza. Radio Sefarad le entrevistó hace casi un año a tras el lanzamiento masivo de cohetes y morteros que grupos palestinos habían desencadenado contra casi un millón y medio de israelíes. La Sirena del Miedo en Ashdod retrata la cruda realidad que viven hombres, mujeres y niños del sur de Israel desde el año 2001.

Aquí la conversación de Ariel con la Casa del Libro en su Twitter:

.
De nuevo la misma excusa: Los envíos no se realizan por que no aseguran de que los paquetes lleguen a su destino por que, al parecer, no pasan el control de aduanas israelí. La mercancía tampoco es devuelta a España.

No solo inventan una excusa absurda si no que, además, acusan al Estado de Israel de robar el correo a sus ciudadanos. Entonces, ¿por qué los paquetes de la Casa del Libro no llegan a sus destinos y el resto de mensajerías del mundo sí? Yo he recibido paquetes desde España y correo de Europa y nunca tuve ningún problema.

O lo que es peor, quizás estén con ello formando la opinión de que vivimos en un país donde se aplica la censura. Donde el ciudadano israelí está manipulado al antojo del gobierno como ocurre en Corea del Norte país el cual, junto con Siria, al que tampoco envían.

Llegados a este punto da que pensar que en Israel vivimos una dictadura hermética a la información y en guerra constante.

Tras la conversación, Ariel se ofreció voluntario para probar si de verdad los libros se quedaban en la aduana.

Listo y rápido. El día 10 de octubre llegó el libro a su destino. Hubiera llegado antes de no ser por tres días en los que hubo fiesta.

Factura

.
Tras informarles a los responsables de la Casa del Libro, finalmente hoy han tenido que cumplir con su palabra de añadir Israel a la lista de países de envío.

.
La verdad es que estamos muy contentos. Podemos decir que estamos muy orgullosos de haber roto nosotros solos, sin ayuda de organizaciones ni de personas influyentes, este boicot absurdo y falso que llevaba mucho tiempo produciéndose.

Aunque nos queda mucho camino por recorrer nos sentimos con más fuerzas para hacer frente a todos estos y otros problemas.

Como por ejemplo saber la razón de por qué la Casa del Libro vende el libro que sirvió de inspiración a hitler; los Protocolos de los Sabios de Sión. Lo más curioso es que me topé con dicho libro en la sección de judaísmo, en el edificio de la Gran Vía de Madrid. Aunque mas que curioso yo diría vergonzoso.

Una pregunta que formulé a la Casa del Libro y que sigue sin respuesta fue precisamente esa:

 .
Sin lugar a duda y después de esta pequeña gran victoria vamos a seguir trabajando por defender nuestro país y nuestra identidad ante estas y otras injusticias que atañen a nuestro pueblo.

Yom Shení 6 de Jeshván de 5773
Lunes, 22 de octubre de 2012
דוד יאבו
David D. Yabo
Categorías: EspañaIsrael

DavidYabo

Israelí, divulgador de historia judía y arqueología bíblica. Formándome en El Seminario Rabínico Latinoamericano. La golá te mata o te hace más fuerte, así que voy para Rabino.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *