ב»ה
Entre el 14 y 15 de mayo el mundo árabe recuerda el día de la Nakba, o catástrofe, por ser ésta la fecha, según el calendario gregoriano, cuando tuvo lugar un supuesto exilio de árabes palestinos tras la proclamación de Independencia del Estado de Israel en 1948.
Catástrofe, esa es la palabra que muchos emplearían para denominar que  una mujer pueda votar, lucir un escote por la calle, un bikini o hacer top-less por la playa o que se niegue a ser el objeto sexual de su marido. De igualmodo catastrófico y un verdaro peligro para Oriente Medio que dos hombres se besen en plena calle, se amen en la intimidad, se casen o formen una familia

Esto me recuerda a una anédota de mi boda.
Nadav y yo celebramos nuestra boda en un Hotel de Madrid junto con nuestros familiares y amigos. Frente al salón donde festejábamos nuestro evento se estaba celebrando una reunión de carácter internacional en la que todos los asistentes con la excepción de un político español pertenecían a países árabes. Un par de horas antes ya nos parecía raro que hubiera tantos guardaespaldas pero no le dimos mayor importancia al tratarse un hotel de lujo, y ya cuando la encargada de prepararnos la boda nos recomendó que fuésemos por otro pasillo «para evitar un mal rato» lo entendimos todo y para no montar un conflicto internacional decidimos entrar al salón por otro pasillo. Un poco más tarde Nadav y yo salimos a dar una vuelta por el hotel cogidos de la mano y con la kipá para inebitablemente pasar por delante de la media docena de guardaespaldas que hacían guardia en estado de shock al vernos pasar felices y sonriendo. No encuentro las palabras para explicaros el odio que reflejaban sus miradas. Un judío casándose con otro judío.  ¡Dos hombres!
Su Nakba se adelantó dos meses.
Esto en países árabes así como bajo el gobierno de la Autoridad Palestina es algo incocebible, una catástrofe. La Nakba.
Que dos hombres se amen, que una mujer sea independiente, libre, que tenga hijos sin estar casada, elecciones libres, separación de poderes, respeto a las minorías, entre otras cosas, es su Nakba y no el cuento de una patria palestina que dejó de existir por culpa de la creación del Estado de Israel. Nunca antes en la historia hubo un país llamado palestina. Nunca antes en la historia hubo soberanía palestina en esta región. 
En el día de la Nakba se culpa al único país que votó a favor de la creación de un Estado árabe (Palestina) junto a uno judío (Israel). No se culpa a los verdaderos responsables que fueron Jordania y Egipto. Jordania anexionó Judea y Samaria en 1950 – una anexión ilegal que fue reconocida solamente por Pakistán y Reino Unido -, a la que denominó Cisjordania, y Egipto administró de la Franja de Gaza imponiendo su gobierno.
La Nakba es un invento sangriento que cuesta vidas a ambas partes. Un pretexto para matar judíos.
 
 
Yom Rishon,  11 de Iyyar de 5771
Domingo, 14 de mayo de 2011

   

   דוד יאבו
  David D. Yabo
Categorías: 1948IsraelNakba

DavidYabo

Israelí, divulgador de historia judía y arqueología bíblica. Formándome en El Seminario Rabínico Latinoamericano. La golá te mata o te hace más fuerte, así que voy para Rabino.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *