ב״ה
Nos hemos vuelto locos.

Como me decía hoy mismo una buena amiga mía, ¿por qué cualquier indocumentado escribe sobre Israel en general, y sobre el anteproyecto de ley «Jok Leom» en particular? Dicho anteproyecto, que aun debe pasar una ultima votación – la tercera -, además de someterse a varias modificaciones y un buen repaso de Bagatz (Tribunal Superior de Justicia), aun no existe como ley. Por el momento todo son especulaciones y sin embargo los más indocumentados opinan, juzgan y cargan contra todo un país, sus ciudadanos, su forma de gobierno y su justicia.

«Cualquier periodista, en todo el mundo, investiga antes de informarse» me decía hoy mi marido. Si, querido, pero no cuando se trata de Israel.

Ayer me llegaba un artículo de Pedro Ontoso (@Pontoso), sociólogo y periodista en El Correo y autor del Arca de Noe, una columna sobre religión y política en el citado periódico.

El artículo en sí, que podéis leerlo pulsando aquí, es un compendio de inexactitudes, falto de datos e información.

Para empezar la primera imagen es del todo indignante. Un Corán en llamas, que debemos presuponer que la foto fue realizada en algún punto de la Judea y Samaria cisjordana, y un sidur o libro de oraciones judío manchado en sangre a consecuencia del terrible atentado ocurrido el pasado martes 18 de noviembre.

De nuevo, pero un poco más abajo, utiliza dos fotografías: un hombre con un Corán quemado y otro hombre, judío, llorando sobre un libro. Llorando la pérdida de sus compañeros de oración pues fueron acuchillados el mismo día mientras rezaban junto a él.

Pero mejor analicemos el texto.

Como autor del artículo usted carga sobre los hombros de Netanyahu la iniciativa de definir a Israel como Estado Judío. Pensar esto es completamente erróneo. La definición de Israel como Estado judío existía ya en el programa de Basilea, en 1897 cuando se hablaba de hogar nacional judío. La declaración de Balfour (1917), la Sociedad de Naciones (1922), la Comisión Peel (1937), la Comisión Woodhead (1938), el Comité Especial para Palestina de la ONU (1947), e incluso la resolución 181 de Naciones Unidas (1947) ya mencionan el carácter judío del futuro estado de Israel.

David Ben Gurión, en 1948, proclamó en la Declaración de Independencia el «establecimiento de un estado judío en Eretz Israel (la Tierra de Israel), que será conocido como el Estado de Israel«.

Mucho más tarde, en 1992, en la Ley Básica de la Dignidad Humana y Libertad, donde se recogen y protegen los derechos y libertades de todos los israelíes, figura en su primer punto: «El objetivo de la presente Ley Fundamental, es proteger la dignidad humana y la libertad con el fin de establecer una ley Básica con los valores del Estado de Israel como Estado judío y democrático«.

Esta Ley Básica está firmada por Isaac Rabin, nuestro héroe de la paz. Y fíjese por donde las minorías israelíes siguen existiendo y no se han rasgado las vestiduras por afirmar el carácter judío y democrático del Estado.

Como ve, señor Ontoso, no recae en Netanyahu definir a Israel como Estado Judío. Tampoco sobre una ley determinar dicho estatus sino en la mayoría de sus ciudadanos, que resulta que es una mayoría (80 %) judía.

Otro punto interesante para aclarar es Jerusalem. Usted insiste en que «el problema es Jerusalem». Y no, muy señor mío. Jerusalem es uno de los muchos problemas dentro del marco de las negociaciones de paz. Otros problemas a tener también muy en cuenta son el de los refugiados palestinos, el del agua, temas de seguridad, territoriales, defensivos, etc. A día de hoy Jerusalem no es el mayor de nuestros problemas, pero sí otro a tener en cuenta.

Sobre Jerusalem, recordarle además que durante 19 años en poder jordano (1949-1967) ninguna autoridad árabe cedió la ciudad tres veces santa a los palestinos, ya que no existía ninguna palestina y no por culpa de Israel, sino por la anexión ilegal transjordana.

Tampoco el islam o el cristianismo, a diferencia del pueblo judío, la hicieron su capital. Jerusalem siempre se mantuvo como capital durante todos los reinados judíos en la Tierra de Israel, un total de casi 700 años en distintas etapas de la historia, hasta el año 63 antes de la Era Común cuando Pompeyo la conquistó. Desde el año 63 a.e.c. hasta que fue renombrada de nuevo capital de Israel en 1950 por David Ben Gurión, Jerusalem tan solo fue nombrada capital por lo cruzados desde el año 1099 hasta el 1187.

Pese a esta cantidad de errores, o de falta de información previa a escribir su artículo, le felicito por rectificar un dato histórico, del todo anacrónico si me permite la observación.

Aseguraba que el Rey Abd Allah ibn Husayn, Abdalá para los amigos, fue asesinado en la explanada de las mezquitas por un «colono». Se sobreentiende que por «colono» se refería a un judío de las colonias de la Judea y Samaria cisjordanas, que fueron colonizadas a partir de 1967 y el asesinato del rey ocurrió en 1951. Con esto espero que haya entendido el anacronismo. El dato del colono se lo habrá sacado de la manga o bien de su estimado colega de profesión Eugenio G. G. que según me ha contado un pajarito azul tiene en alta estima, a pesar de que es capaz de justificar un atentado si éste es cometido contra judíos, o israelíes.

En realidad, y como ya le expuse en un tuit, el rey Abdalá fue asesinado por un terrorista palestino.

Israel como estado racista, ¿en base a qué?

La Ley Básica de la que hace mención, Jerusalem Capital de Israel (1980), también menciona la protección de (todos) los Santos Lugares. Protegidos de profanación y cualquier otra violación, y de todo aquello que pueda violar la libertad de acceso de los miembros de diferentes religiones a los lugares sagrados de ellos.

Sepa usted que bajo soberanía judía israelí todos sus ciudadanos, y extranjeros que vienen de visita, pueden gozar de plena libertad a la hora de visitar sus santos lugares u otros ajenos a su fe. Con excepciones* (más información sobre este punto, casi al final de esta nota).

Repito: Israel como estado racista, ¿en base a qué?

Ya las Naciones Unidas revocaron en 1991 la infame resolución 3379 – de carácter declarativo y no vinculante – que equiparaba el sionismo, o sea Israel, con el racismo. ¿Quiere usted sumarse al bloque árabe de la ONU y hacer el ridículo junto con naciones como Arabia Saudí, Cuba, Egipto, Libia, Jordania, Siria, Somalia, Sudán, Irak, etc, países líderes en Derechos Humanos, y patrocinar de nuevo otra resolución contra Israel?

Israel como estado racista, pese a que este país es el centro espiritual de cuatro pueblos: el judío, el druso, el bahaí y el babí, estos últimos fuertemente perseguidos en sus lugares de origen (Irán).

Israel como estado racista, pese a que este país es el único de la región con pluralidad religiosa y étnica, donde todos sus ciudadanos están protegidos por la misma ley.

Sobre el Vaticano, Hertzl y el sionismo se olvida usted mencionar algo. El Papa Francisco en su reciente visita a Israel hizo lo que ningún otro Papa se atrevió a hacer: rendir honor a la tumba de a Theodore Hertzl, el padre del sionismo moderno, quien fuese rechazado por Roma durante un siglo.

Supongo que tras este gesto, Francisco quiso dar gracias a un Estado judío y democrático que vela también por sus cristianos, tal y como así lo asegura el padre Gabriel Nadaf, un sacerdote greco-ortodoxo que anima incluso a los jóvenes cristianos israelíes a prestar servicio militar e integrarse totalmente en la sociedad israelí, que además afirma que «Israel es el único país seguro para los cristianos en Oriente Medio«, en una región donde «cada cinco minutos un cristiano es asesinado por su fe«, según declaró recientemente en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El Papa Francisco en la tumba de Teodore Hertzl con el presidente de Israel, Simon Peres y
el Primer Ministro israelí Benyamin Netanyahu, Jerusalem.
El problema está en el término.

Netanyahu no empuja al país hacia un estado teocrático. ¿Creé que yo siendo gay, y casado con un hombre, iba a estar a favor de semejante despropósito? De ninguna manera. Sin embargo yo como judío quiero que Israel, mi país, sea y siga siendo un Estado judío y democrático. Ni más democrático que judío, ni más judío que democrático.

El término judío no implica tema religioso sino nacional: somos parte de la nación judía, y el término Estado judío y democrático solo hace hincapié a la condición de (la mayoría de) sus ciudadanos.

Cuando Herztl en su libro «El Estado de los Judíos» alentó a los judíos del mundo a trabajar en la construcción de un estado, se refería a todos los judíos: religiosos, laicos, agnósticos, etc. Ese ideal es el que sigue latente en Israel. La Ley del Retorno (1950) garantiza a todos los judíos a retornar a Israel. Incluso si uno no fuese judío según la halajá (ley (religiosa) judía), pero tuviera al menos un abuelo judío, puede hacer Aliá (emigrar), puesto que también forma parte de la nación judía.

En nuestro pequeño intercambio de ideas por Twitter, admite que su artículo está basado en opinión y datos. Pero su texto está falto de muchos datos, sobre todo cuando afirma sin demostrar la discriminación contra los israelíes no judíos. Pero no incluir leña al fuego hace que el público se enfríe.

 
 
 
 El Waqf, y el miedo a que la arqueología destape la verdad.

Volviendo al tema de la explanada de las mezquitas que menciona al final de su texto, no entiendo por qué se opone a las excavaciones arqueológicas. Dado que la religión pudiera no convencer a un público agnóstico o laico de la conexión del pueblo judío con Jerusalem y con el Monte del Templo, ¿qué mejor manera de demostrarlo mediante la arqueología, la ciencia que conserva restos y materiales a través del tiempo de sociedades antiguas? Quizás usted sea de la opinión del Waqf jordano, quien administra la explanada desde la anexión de Transjordania en 1950, y es mejor no demostrar la inexistencia de una Palestina Histórica que tanto repiten, y evitar dejar en evidencia al pueblo palestino.

*Antes de finalizar, déjeme que le realice una pregunta. ¿Qué pensaría usted de un régimen, digamos por ejemplo Israel, que mantiene administrada una región en la cual solo pueden acceder con total libertad miembros de su propia etnia o credo?

Imagino que detestaría dicho régimen y seguro escribiría contra él.

Sin embargo en su observación de la explanada de las mezquitas no menciona que su administración está sometida a un régimen claro de Apartheid debido a que solamente los musulmanes pueden subir con total libertad, y los que no somos musulmanes tenemos el acceso vetado y solo disponible -y bajo la atenta mirada de la policía del Waqf-, de 7:30 a 10:00 y de 12:30 a 13:30 en invierno, y de 7:30 a 11:30 y de 13:30 a 14:30 en verano. Añadir a esto que los no musulmanes no podemos subir a la explanada de las mezquitas por la misma entrada que los musulmanes.

Un régimen de Apartheid que los medios obvian, o ignoran, porque no es Israel quien lo aplica.
Por ultimo y ya para terminar, cita usted a Hamás simplemente como «brigadas fanáticas» cuando su país, España, y la Política Exterior de la Unión Europa lo designa como grupo terrorista, así como también por IsraelJapónCanadá y Australia. El Departamento de Estado de EEUU como designa como organización terrorista,  el Reino Unido como grupo proscrito. Por lo que «brigadas fanáticas», sinceramente, se queda muy tendencioso.

Añadir a esto que aparte del grupo terrorista Hamás, también tenemos en nuestro vecindario a las Brigadas de los Mártires de al AqsaTanzimYihad IslámicaComité de Resistencia Popular, el Ejército de Liberación de PalestinaFrente de Lucha Popular PalestinaFrente Rolucionario Popular por la Liberación de PalestinaFrente por la Liberación de Palestina, etc, etc. Como ve hay más grupos terroristas que partidos políticos dignos de ir a unas elecciones en Ramalla. Da que pensar ya que quizás sea este uno de los principales problemas para alcanzar la tan ansiada paz, ¿no cree usted?
Yom Shení 5 de Kislev de 5775 
   Jueves, 27 de noviembre de 2014
דוד יאבו
David D. Yabo

DavidYabo

Israelí, divulgador de historia judía y arqueología bíblica. Formándome en El Seminario Rabínico Latinoamericano. La golá te mata o te hace más fuerte, así que voy para Rabino.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *